Qué es y cómo te puede ayudar la terapia cognitivo conductual

terapia cognitivo conductual

La terapia cognitivo conductual es un tipo de terapia psicológica que enseña a cambiar los pensamientos negativos y las conductas contraproducentes que provocan muchos de los “atascos” psicológicos que sufrimos las personas. Al reconocer y modular estos problemas, puedes aprender a gestionarlos cada vez que te asalten.

Para estos “atascos”, que incluyen la ansiedad, la depresión y otros, la terapia cognitiva conductual ha demostrado ser más eficaz incluso que los medicamentos, sobre todo a largo plazo. ¿Sabes por qué…?

La terapia cognitivo conductual proporciona a las personas herramientas para gestionar sus problemas y emociones ellos mismos. Esa es su gran aportación. Si es tu caso (o el de una persona cercana), puedes aprender con la ayuda de un psicólogo las habilidades que te ayudarán a sobrellevar las dificultades en tu vida.

¿Es eficaz para la ansiedad?

Sí, está demostrado científicamente con estudios, y en la práctica diaria de muchos psicólogos que ayudamos a las personas terapia cognitivo conductual. Las personas que sufren con la timidez, la preocupación crónica, las fobias, el miedo a hablar en público, ansiedad ante los exámenes, ataques de pánico, etc. pueden avanzar mucho y superar sus “atascos”.

¿Sabes qué es la ansiedad? Te lo explico en este post

Los avances son bastante rápidos, aunque aliviar los síntomas no es el verdadero objetivo: la meta es un cambio radical en la forma de pensar y sentirte.

Sí, las personas tenemos la capacidad de cambiar cómo nos sentimos.

 

Cómo funciona la terapia cognitivo conductual

Esta terapia se basa en la idea de que cada tipo de pensamiento (o cognición) genera un sentimiento concreto. (Cognición es la palabra técnica que en psicología tiene el mismo significado que pensamiento, de ahí viene el nombre de la terapia).

Piensa en cómo funcionas… Constantemente interpretas lo que ocurre a tu alrededor, pero lo haces de forma tan automática que ni siquiera te das cuenta. Los pensamientos vienen a tu mente, y te generan emociones, tanto positivas como negativas, a veces muy fuertes…

Mira cómo procesa nuestra mente las cosas…

  • ¿Sientes tristeza? Estás dando vueltas a una pérdida importante: una persona querida, tu autoestima…
  • ¿Sientes culpabilidad o vergüenza? Te estás diciendo a ti mismo que eres malo o que has dejado de lado tus valores.
  • ¿Te sientes desesperado? Tu pensamiento te dice que nada va a cambiar.

Pues de este modo, si sientes angustia o miedo constantemente es porque estás adelantando que van a suceder cosas malas (pensamientos catastróficos), aunque sea muy improbable que ocurran en realidad. Los pensamientos negativos conducen a la ansiedad. O sientes ansiedad porque te acechan pensamientos negativos. Por eso, al cambiar tu forma de pensar, puedes cambiar cómo te sientes con la ayuda de un psicólogo especializado en terapia cognitivo conductual.

Qué son los pensamientos distorsionados propios de la ansiedad

Los pensamientos distorsionados se denominan técnicamente distorsiones cognitivas. Si te atacan algunas de estas distorsiones, vas a reconocerlas enseguida en esta lista:

✔ Generalizaciones
“Siempre me ocurre lo mismo” “Nunca voy a conseguir lo que me proponga”.

✔ Pensamientos de todo o nada
O blanco o negro. No eres capaz de ver las escalas de grises.

✔ Filtro mental
Un simple detalle negativo hace pasar por alto todo lo positivo.

✔ Descarte de cualidades positivas
No eres capaz de ver lo bueno que hay en ti. Eres tu peor juez.

✔ Adivinación del porvenir
“No podré hablar en público para defender mi tesis.”

✔ Lectura del pensamiento
Crees que los demás te desprecian y hacen constantes juicios de valor sobre ti.

✔ Magnificación o minimización
También se le llama “efecto prismático”: según por el lado que mires, haces un mundo de algo pequeño o al revés, empequeñeces todas tus cualidades y logros.

✔ Razonamiento emocional
Si me siento fracasado, es que lo soy. Si siento miedo, es que estoy en peligro.

✔ Etiquetado
Parecido al anterior: si cometo un error, me pongo la etiqueta de fracasado. Ni mi peor enemigo…

✔ Inculpación
No es relevante detectar la causa de un problema, sino asignar responsabilidades: a mí mismo (aunque no fuera mi culpa) o a los demás (negando la propia implicación en un error, por ejemplo)

Cómo mejoras con la terapia cognitiva conductual

La terapia cognitivo conductual puede ayudar a cualquier persona que sufre dificultades en su vida, incluso las que solo las tienen en algún momento concreto. Su verdadero valor es que ayuda a identificar y hacer frente a los problemas cuando se presentan. Con ella puedes:

  • Identificar las formas de gestionar tus emociones

  • Afrontar las situaciones que te estresan

  • Superar traumas emocionales del pasado

  • Sobrellevar las pérdidas: de trabajo, de seres queridos…

  • Incluso gestionar síntomas físicos crónicos como el dolor, la migraña, etc.

Así te ayudo en 5 pasos

Desde mi experiencia como psicólogo en Madrid, llevo mucho tiempo ayudando a personas a superar sus miedos y lograr sus metas en la vida. Con mi metodología, basada en la terapia cognitivo conductual, vamos a conseguir logros en 5 pasos:

  1. Exploramos cuáles son las situaciones que te provocan malestar
  2. Reconoces los pensamientos, emociones y creencias que provocan esas situaciones
  3. Identificamos juntos el pensamiento negativo o distorsionado
  4. Aprendes cómo cambiar esos pensamientos
  5. Te sientes mejor

Y te llevas algunos extras…

Muchas personas que se han acercado a un psicólogo especializado en terapia cognitivo conductual en Cecops, han mencionado además otros beneficios de recibir ayuda psicológica que han constatado: Han aprendido a relajarse, el valor de la resiliencia, a gestionar su estrés, a ser asertivos y a afrontar las dificultades con ánimo y positividad. Solo con este feedback, y la satisfacción de ayudar a las personas, ya siento que merece la pena nuestro trabajo.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn